La Flor Contada de Marga de Cala

Recuerdo una aburrida tarde en plena vacaciones de verano, cuando aún era un niño de 10/12 años, que me dio por ojear los escasos libros del mueble del salón-comedor de mi casa. Sentí tanta curiosidad por uno de ellos que decidí rescatarlo de las baldas; parecía que me lo estuviese suplicando. Lo tomé en mis manos. Era extremadamente pequeño, marrón, de tapa dura con incrustaciones doradas y de agradable tacto. En su portada ponía algo así como NARRACIONES EXTRAORDINARIAS, y su autor Edgar Allan Poe. Rápidamente, arrastrado por la lógica curiosidad de un niño, busqué el índice y éste me cautivó de tal manera que tiró de mi espíritu aventurero. Nervioso, miré hacia ambos lados para comprobar que nadie me veía, y mi osadía me llevó a guardar el libro bajo mi camiseta. ¡Oh, bendita inocencia! A partir de entonces, todas las tardes de ese verano, encerrado en mi cuarto como si fuese mi propia guarida, las pasé leyendo sus finísimas páginas y texto minúsculo; por supuesto, sin la aprobación de mis padres, pues ellos nada sabían de mi atrevimiento.

Aquellos eran relatos que hacían sumergirme en mundos imaginarios, a veces oscuros, otros divertidos, incluso los había terroríficos; pero, a pesar de mi corta edad, me apasionó su lectura. Jamás olvidaré aquel pequeño gran libro que más tarde releí un par de veces y que, ahora en mi edad madura, vuelvo a tener en mis manos, junto a otro de similar grandeza que me hizo recordar sus vibrantes historias, “La Flor Contada” de Marga de Cala. Y es que, aunque son dos estilos completamente diferentes, la pasión y la exquisitez puesta en cada frase, en cada palabra o en cada punto, es la misma. El misterio se respira nada más comenzar a digerir su primer párrafo. Después, no puedes detener su lectura hasta concluirlo, cosa que ocurre con una sensación de emoción y sorpresa al mismo tiempo, ya que todos los finales te desconciertan como si estuviese de pie sobre la viga saliente del esqueleto de un rascacielos. 

Tan solo me queda dar la enhorabuena a Marga de Cala por su grandísima obra, “La Flor contada”. Agradecerle también por hacernos a los lectores partícipes de vivir nuevas historias tan imaginarias como reales en si mismas. Y por supuesto, animarla a que nos obsequie lo más pronto que pueda con su nuevo libro.

Adquirir “La Flor contada” en:

4 comentarios:

  1. Las historias son SÚPER interesantes. Y como dices, los finales siempre desconciertan, de manera que jamás te dejan indiferentes. Cada relato tiene varias interpretaciones: nada es lineal y absoluto. Nada es completo. ¡Enhorabuena, Marga!

    Teresa

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias a Jorge y a ti, Teresa. ¡No sabía que la habías leído! Me encantan estas sorpresas... ;-)

    ResponderEliminar
  3. ¡Pues claro! Hace ya tiempo, tal vez año, pero tengo algunos relatos muy vívidos en mi mente. Un besote y a seguir escribiendo. Eres una gran escritora.
    Teresa

    ResponderEliminar
  4. Un libro que te envuelve...que te hace partícipe de sus historias. De los que cada relato te provoca al siguiente...Genial, como su autora!!

    ResponderEliminar

Lecturas recomendadas: